El ruido expresivo

-SOBRE RUIDO Y FX


SOBRE EL RUIDO COMO EXPRESIÓN COMPOSITIVA
Y EL EFECTO SONORO

Todo ruido tiene componentes que son musicales: Tiene Timbre, tiene tono, se desarrolla en el tiempo y puede tener componentes rítmicos.

Existen ruidos simples y tremendamente complejos, hasta abarcar la extensión de Textura o paisaje sonoro ( entendido como creación compositiva )
y dentro de él se dan las características de toda composición. Un principio, desarrollo del tema y un final; puede fragmentarse en celdas expresivas mas pequeñas
y tiene carácter expresivo de lenguaje.
Los ruidos simples no lo son en la medida de los armónicos que lo componen
sino de las lineas expresivas que queramos darle.

Un viento no solo es un ruido de multitud de armónicos aleatorios cercano a lo que conocemos como ruido blanco. Tiene expresividad, carácter y desarrollo temporal
pero su linea expresiva es simple. Ahora bien, si añadimos silvancia, estamos modificando su expresividad en términos mas agresivos. Daremos energía al sonido y aportaremos
un dato de velocidad y , por conveniencia, de mas frío. Al viento podemos añadir lluvia, que de por si también es un ruido simple, pero su adición convierte el viento en tormenta.
Podemos complicar esto todo lo que queramos; añadiendo ruido de hojas arrastradas, arboles, puertas que se golpean en la lejanía e , incluso, voces susurradas o pizzicatos tenues de violines.
El resultado de todo esto no es la simple unión de elementos ( si es una mezcla torpe podrá parecerlo y únicamente diré que pierde una oportunidad expresiva de
valor incalculable, aunque a veces, casi siempre, sea poco valorada o incomprendida ), ahora es una información sonora que puede incluso tener partes oracionales de sujeto,
predicado y adjetivo sonoro.

Al igual que los sonidos tonales están compuestos de armónicos que “modulan” el timbre, los ruidos complejos pueden descomponerse en unidades mas simples que forman parte
de la información que queramos dar. ( apuntar las ideas de libreta 16 sobre la direccionabilidad ). Una puerta esta en el plano de lo objetivo pero debe concretarse subjetivamente.
Primero el material de la puerta, la forma de abrirse o cerrarse, si tiene pomo o llave, si esta engrasada o chirría, la habitación a la que pertenece.... Todos esto aspectos producen
un tipo de puerta única que la diferencian de la idea abstracta de puerta. En este sentido un ruido es el fonema sonoro de una idea que se hace “real” y pueden crear morfemas que
conllevan mas información, a modo de adjetivo.
El ruido puede ser representación real de una idea o sugeriría, imitarla, desdibujarla o parodiarla ( ejemplo de como funcionan ciertos ruidos en los dibujos animados ).
En el plano temporal tiene carácter compositivo dado que se desarrolla en el tiempo, puede tener matices de expresividad, elementos que aparecen y desaparecen como frases
con significados distintos y un lenguaje a modo de significado.
Del mismo modo que en la programación de timbres del tipo “síntesis aditiva” o “suma de parciales” podemos diseñar un sonido complejo, igualmente podemos diseñar
un ruido, efecto sonoro, textura, ambiente o paisaje sonoro. Podemos añadir elementos simples o complejos a una base hasta obtener el resultado que queramos, y dentro
de estos , puede haber un sinfín de posibilidades expresivas, matices, sutilezas, reales o no que aporten significados al ruido.
También en este aspecto podemos hablar de ruidos blandos , duros, buenos, malos, brillantes, opacos ... ( apuntes de las preguntas a ruideros y del libro de música donde hablo
de las modulaciones ). Esto es; que pueden tener un carácter como el de una composición musical, incluso con dotes morales “subjetivos” lo que nos pone definitivamente
a la misma altura que cualquier sinfonía, siendo incluso objeto de estudio como lo haríamos con un tema clásico: Tonalidad, atonalidad, rítmico, melodioso, fuerte, suave, épico, romántico....
Pensemos en la infinita paleta que se nos abre de posibilidades expresivas
que además pueden tener una relación directa con el mundo conocido, o inventar texturas sintéticas que nos eleven a un estado como el musical, y es que para mi no deja de
ser música cuando visto a un ruido de cualidades expresivas, objetivando la información d que de el destilo.
A nivel rítmico sabemos que cualquier ruido que contenga un esquema rítmico, por muy complejo que sea, es susceptible de comprenderse. A base de loop podemos descifrar
el esquema que subyace. Podemos sincronizar este con cualquier patrón rítmico. Siempre hay un punto de unión. Incluso en los mas rebeldes tendrán una variante orgánica,
como cuando varios percusionistas tocan con polirritmos. Sucede entonces que su “torpeza” se viste de “fillin”. Esto mismo puede acaecer con patrones rítmicos de ruido,
que pueden poseer cierto “fillin”, aunque sea molesto. Todo es buscar el punto de incidencia. Quizá uniendo compases binarios con ternarios. Si apoyamos este punto rebelde
con otro sonido, percutido o no, le daremos significado y obtendremos valores distintos.

Por ultimo deberíamos diferenciar el paisaje-sonoro del “cuadro sonoro” pues, aunque los dos son tratados posteriormente, alejándose así del mero documento sonoro
( donde a veces se confunden terminologías y trabajos ), se diferencian en la intención ultima como estética-sonora. Yo estoy hablando en su amplia mayoría del “cuadro-fónico”
irreal por una parte y sugestiva por otra, dejando al espectador-escuchante elegir las pautas que le sugieren y no encorsetando el significado ultimo de la obra. ( me refiero a obras
de formato complejo y desarrollado en el tiempo ).

Destacar el uso de ruidos que sustituyen a otros, los suplantan bien por su parecido o bien por su significado distinto . Aplausos que suenan a freiduría, chillidos de fans que son
pájaros , motocicletas que suplantan a naves futuras( en el caso de fx para películas , donde la imagen no se corresponde con el sonido, marcando así una diferencia; bien por distinta ,
cómica; bien por asociación de ideas imagen-sonido. en este caso “ la guerra de las galaxias” las maquinas perseguidoras son motos de carreras que acercan al espectador a algo
conocido y relacionado con la velocidad).

Si la pintura engaña al ojo superponiendo pegotes de pintura, el programador de
sonidos esculpe el resultado final con capas de ruidos, o de sonidos puros ( entraríamos en la síntesis aditiva ) que conformarían la ilusión sonora final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada